Inicio

 Manualidades para niños
Antifaces de carnaval
Camisetas personalizadas
Marcapáginas
Máscaras de animales
Máscaras de Halloween
Móviles
Papel de escribir
Portalápices a color
Portalápices infantiles
Técnicas Goma Eva
 
Cosas para niños
Kids marketing
Pañales biológicos
Pañales para bebés: solucionamos todas tus dudas
Tipos de armónicas infantiles
Tipos de ecografías
Tipos de tronas para bebés
Ventajas y beneficios de los juguetes de madera
10 consejos infalibles para comprar el cochechito del bebé
Cuándo es indispensable usar alzador para niños en el coche
5 trucos para que los niños aprendan a usar una agenda escolar
Cómo limpiar y esterilizar el chupete del bebé
Por qué es importante el juego en los niños pequeños

 Actividades para niños
Aprender a dibujar
Figuras y números
Letras para niños
Método Montessori
Números para niños
Organizar fiesta infantil
Sigue los símbolos
Valores pedagógicos

 Dibujos para niños
Colorear circo
Colorear manga
Colorear monstruos
Colorear números
Colorear playa
Colorear Pokemon
Princesas Disney

 Fiestas para niños
Baby Shower
Día de la madre
Día del padre
Cumpleaños
Ideas de regalos que los papis primerizos apreciarán
Invitaciones de cumpleaños
Halloween
Navidad
Pascua
San Valentín

 Juegos para niños
Juegos de memoria
Juegos de laberintos
    

Por qué es importante el juego en los niños pequeños

Por qué es importante el juego en los niños pequeños

El juego es una actividad fundamental para el buen desarrollo de los niños. A continuación te contamos todas las claves y motivos por los que es tan importante el juego en los niños pequeños. Sigue leyendo para conocer por qué es importante el juego en los niños pequeños, de la mano de los mejores expertos.

Les ayuda a socializar

El primero de los motivos por los que el juego es importante en los niños pequeños es porque les ayuda a socializar. Con las relaciones con otros niños y con los adultos que establecen en el juego, los niños aprenden a conocerse ellos mismos, pero también a conocer su representación en el mundo y las normas sociales más importantes y que deben tener en cuenta para poder integrarse en la sociedad. Esto es básico porque les permite hacerlo de forma segura y en un entorno controlado, pero después se puede aplicar a la vida real, ayudándoles a convertirse en adultos sociables y adaptados a la vida en comunidad.

Una ayuda para el desarrollo motor

Del mismo modo, el juego en los niños pequeños también contribuye a su desarrollo físico y motor. Los juegos de movimiento tienen un papel muy relevante en el desarrollo psicomotor de los más pequeños de la casa. De esta manera, contribuye a la maduración a nivel nervioso de los peques y estimula la coordinación de las diferentes partes del cuerpo de los niños. Así, a través del juego es como se ejercita la motricidad fina y la motricidad gruesa de los niños y se desarrollan un gran número de capacidades sensoriales diferentes en los más pequeños de la casa.

Fomenta la imaginación de los peques

Por si todo lo anteriormente mencionado no fuera suficiente, el juego también permite estimular la imaginación de los más pequeños de la casa. Mediante el juego, es posible estimular el pensamiento abstracto de los niños y que éstos aprendan a resolver problemas y a imaginar diferentes soluciones. En este punto, destaca especialmente el juego simbólico, aquel en el que los niños se inventan sus propios mundos a través de lo que viven, adaptando el juego a sus necesidades y acercándose de esta forma a la vida de una forma segura y a su ritmo.

Les ayuda a adquirir valores

El juego en los niños pequeños es también una excelente forma de que los más peques de la casa adquieran los valores más importantes. Mediante el juego es posible adquirir valores de forma práctica, porque no existe una mejor alternativa que vivir en un juego, dónde todo nuestro cerebro se concentrará en esta actividad. De esta manera, los niños aprenden a compartir, a ser solidarios, saber perder, a ganar sin vanidad y un gran número de valores más que serán importantes en su futuro para que puedan aplicarlos en su vida diaria.

El ocio es fundamental

Del mismo modo, no debemos olvidar tampoco que los niños son niños y tienen que divertirse. Sin duda la principal característica que define al juego infantil es la diversión. Para los niños el juego siempre debe ser un momento para pasarlo en grande, para disfrutar en solitario y hacerse independientes pero también para disfrutar con otras personas, socializar y acercarse a su entorno en todas sus facetas. El juego debe ser una experiencia de libertad y de diversión para los niños, porque sólo de esta manera los peques podrán aprovechar el aprendizaje.

Mejora su autoestima

Por otro lado, el juego también ayuda a los niños a fortalecer su autoestima. Con el juego se activan los principales recursos y capacidades de los niños, con lo que se trata de un eficiente mecanismo para la autoafirmación de la personalidad, tal y como nos han explicado los expertos en juguetes infantiles de Juguear, quienes conocen mejor que nadie todos los beneficios que el juego puede aportar al desarrollo infantil. El juego permite a los peques conocerse a fondo y valorar sus fortalezas y debilidades de forma sencilla. Además, al ver como van mejorando poco a poco en las diferentes destrezas implicadas en el juego, éste también contribuirá en gran medida a la construcción de la autoestima de los peques.

Sirve para transmitir cultura

Además, el juego también es una gran herramienta para transmitir cultura y tradiciones, así como también para estrechar los vínculos entre los familiares y los amigos. Fomentar el juego en los niños es realmente interesante para mejorar su relación con el entorno y también juega un papel clave en el desarrollo de una afectividad eficiente entre los más peques, y de éstos con sus familiares y amigos, lo cuál es muy importante, porque a todos nos gusta sentirnos queridos para sentirnos bien.

Aprenden a seguir las normas

Otro de los puntos positivos que le juego aporta a los niños es que les enseña a seguir las normas y pautas marcadas. Si bien en la vida real todos debemos ser libres, lo cierto es que existen ciertas normas de comportamiento que debemos seguir si queremos ser personas adaptadas a la sociedad. En este punto, los niños aprenden desde pequeños a respetar las normas para poder jugar bien y disfrutar del juego, lo cuál podrán aplicar conforme vayan creciendo en el colegio, en el trabajo y en sus relaciones con la sociedad en la que vivan.

Les enseña a tomar decisiones

Finalmente, el juego es también una gran herramienta para entrenar a los niños en la toma de decisiones. Sin duda esto es fundamental para que los peques puedan convertirse en personas con criterio cuando sean adultas, y además les permite hacerlo de forma entretenida y sin darse cuenta de que están obteniendo estos recursos tan valiosos.


 
Aviso legal  Contacto